De otro tiempo

Día de reencuentros, desencuentros. 

No son aquellos tiempos, ya no pueden ser.

Nada se olvida, aunque no se diga.

El buen tacto para interesarse sin que haga daño la memoria tácita. 

Y un gesto imperceptible de apoyo en la distancia.

Y la otra, tan distinta, tan dispersa.

Más tarde se ha completado el reto, mi reto.

Tenia que llegar a la prueba final.

Y lo he hecho. Con tiempo de sobra.

Se justifica así el esfuerzo, la espera.

El resultado es lo de menos.

Esto sí he podido hacerlo.

Puedo intentar más 

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

“Nunca más”

¿Has reflexionado alguna vez sobre la expresión “Nunca más”?

Yo lo hago cada día.

Porque cada día tengo que decírmelo. 

Y es como si a mis pies se abriera un abismo… por el que a veces se sienten deseos de dejarse caer. 

Sin regreso. 

Nunca más como si supiéramos lo que significa “nunca”. 

Como si  nuestra mente fuese capaz de abarcar el concepto de infinito, de ir más  alla del tiempo finito.

 El abismo, el vacío.

 Y piensas “no puede ser”.

Es.

No quiero amargar la vida a nadie con mi pena, con mi desesperada pena. 

Pero quiero que me dejen solo con ella.

No ayudan  las palabras de consuelo, cuando no se busca consuelo, cuando no hay consuelo.

No ayuda tanta mirada compasiva, comprensiva.

Pretender comprender lo incomprensible.

Se agradece cuando las palabras son sinceras, las miradas limpias, la incomprensión compartida.

Esa es la verdadera ayuda.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Ritmo impuesto

O autoimpuesto.

Cómo ha cambiado la situación es solo una semana.

De un domingo tedioso, frustrante, por no saber  qué hacer, a este en el que me he permitido solo una mañana de escape, un largo paseo por la calle de siempre, y un par de cañas. 

Siempre que puedo, salgo con la cámara. La ciudad tiene sorpresas. Turista en la ciudad propia.

Un par de días sin escribir: me he dedicado a estudiar. Un reto.

No sé si llegaré, pero lo intento. Si no lo hiciera, no habría merecido la pena todo lo anterior.

Varios plannings que he ido modificando y al final haré lo de siempre: lo que me venga mejor en cada momento.

Pero sí necesito un guion, aunque no lo siga. Para no perderme demasiado.

Ahora echo de menos tener tiempo para perder.

Cuando alcance el nivel del curso, haré otras cosas.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Integrarse

Redescubrir el ambiente estudiantil, aunque haya cambiado, aunque se parezca poco al que conocí. 

Dejar por un tiempo, corto, el espacio propio, aislado,  solitario,  y cambiarlo por el compartido, aunque sea distante.

Será siempre distante.

Y allí también te he buscado, te he sentido, a pesar de que solo una o dos veces estuvimos los dos.

No es un lugar atractivo, y ha mejorado.

No es el mejor ambiente, el entorno deseado.

Me he acercado con curiosidad, he ido a medir espacios, tiempos, ritmos. Esto ha ido bien.

Sé cómo,  cuándo y dónde. 

Tenía que tomar decisiones y lo he hecho. 

Y al final, un encuentro me ha devuelto a mi realidad.

Y he preferido no quedarme.

Los nuevos métodos incorporados me lo permiten. 

Presencia ausente. O ausencia presente.

Y cuando me acerqué,  el tiempo era bueno. 

Ni la lluvia y sl viento de la mañana, a primera hora, ni la tormenta, con granizo y frío de esta noche. 

De repente, el otoño, que no el invierno.

El otoño triste y frío. 

Después llegará el peor invierno.

Y nunca fue bueno.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Un paso más…

A veces no es lo que parece…

Era el título de una canción de Juan Bau, una invitación… que fue “censurada”.

Ahora ya tengo dos cosas claras.

Dos caminos por los que avanzar.

Avanzar no es sinónimo de ir a alguna parte, solo de desplazarse. 

Ir hacia alguna parte, indeterminada, inconcreta.

Y se puede ir hacia adelante sin que eso sea avanzar, sino escapar.

Viajar, que significaba antes diversión, aventura, deseo de conocer, de caminar juntos, ahora solo representa un deseo de huir, de estar lejos, de no estar aquí. 

Terapeutas de salón… consejos sin experiencia, sin conocer la realidad. 

Ante mi un camino iluminado, pero rodeado de sombras.

Y allá,  al fondo, la oscuridad.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Primera respuesta

Hay un poso, por leve que sea, de interés por que las cosas salgan. 

Por que lleguen resultados que en su momento tuvieron importancia, alguna, circustancial, que supusieron una opción, un camino abierto. 

Quién sabe si una solución a largo plazo. 

Dos peticiones que no llegaban a ser respondidas. 

La primera, lo ha sido hoy, cuando ya dejaba de ser siquiera deseada. 

El único aliciente que le restaba era ver si llegaría a tiempo, o incluso si llegaría. 

Su resolución ha provocado, en principio, una alteración del ánimo, un freno a la caida y una nueva visión de las siguientes semanas, con necesidad de cambios en los hábitos de cada día. 

Necesidad de cambio.

La segunda respuesta está aun por llegar. 

En cualquier sentido, me permitirá tomar decisiones sin condicionantes externos, que no dependan de mi. 

Puede producir, si es positiva, algun beneficio. Pero no hará que mejore mi estado de ánimo. 

En el fondo será el mismo, porque todo va a seguir igual. 

Todo lo que importa.

Tengo que salir por mi mismo a la superficie. 

Y algo ganaré si nada me ata.

Salir cuanto antes y romper ataduras. 

Cada vez cuesta más retomar la situación. 

Que ya no va a ser la misma, nunca podrá  ser la misma. 

Ni con los unos, ni con los otros.  

Sé que ninguno de ellos lo comprenderá  realmente, que no se lo tomarán muy bien, aunque callen. 

Pero las cosas han cambiado tanto… 

No soporto bien las situaciones forzadas. 

Y no estoy para aguantar las frustraciones de nadie. 

Cada dia me cuesta más apreciar buenas intenciones, cuando la realidad me está mostrando, a su tiempo, un trasfondo mal disimulado.

He pasado por malas fechas y se acecan las peores. 

¿Cómo voy a superarlas? 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Avanzando

Al menos, externamente. 

La biblioteca va tomando forma. Ya está todo dispuesto.

Ahora, empezar a ordenar. Ordenar libros para buscar un equilibrio interior. En mi.

Cuando acabe, igual habré avanzado.

Hacia dónde? Hacia el abismo?

El que aparecía en mi sueño de la noche pasada. 

No era yo quien se asomaba, pero sí quien se asustaba. 

Un acantilado, entre sombras.

Y de fondo, el agua.

Tú me lo interpretarías.

Yo también puedo hacerlo ahora.

Hay un par de historias a las que doy vueltas y que acabaré por escribir.

Una ya con imagen hallada, cuando hasta ahora era un nombre, unas notas en un libromde texto.

Otra, sobre fotografías.

Tal vez la idea de la Universidad sea otra forma de escapar, y por eso no sale, y debería renunciar ya.

Pero me resisto a hacerlo. Y trato de llegar al final, que será el principio, si llega.

Y tengo que ir pensando en volver.

Pero no como hasta ahora, sino con las cosas claras, sabiendo dónde estamos cada uno y dónde deberíamos estar.

No estoy para perder el tiempo. 

Ni para complacer a nadie.

Las cosas son como son.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario